El taller es un espacio de trabajo multidisciplinar, donde nos encargamos, por un lado, de la edición y producción de los trabajos realizados en serigrafía; y por otro lado de la investigación y desarrollo de otras técnicas de impresión o creación tanto en dos como en tres dimensiones. 

Serigrafía textil

Serigrafiamos prendas y textiles de todo tipo; camisetas, sudaderas, bolsas y todo tipo de tejidos. Gracias a nuestro compromiso con la sostenibilidad, primamos el uso de tintas en base agua. Estas tintas permiten obtener un acabado de mayor calidad, flexible, resistente a los lavados y de tacto sedoso. Las tintas en base agua no contienen disolventes, PVC ni ftalatos. 

Serigrafía en papel

Producimos obra gráfica de artistas, ilustradores o diseñadores. Las ventajas que ofrece la serigrafía son: la reproducción seriada de imágenes, posible ajuste de la calidad de las diferentes pasadas de color, capacidad de reproducir colores exactos gracias a las referencias Pantone, y más. Imprimimos en diferentes tamaños, desde A5 o inferior hasta A1.

Otros soportes

Serigrafiamos en otros soportes bajo demanda*, como metales, maderas o productos específicos. Hemos trabajado en proyectos variados, conociendo la mejor técnica para marcar productos como: monitores de acero, cajas de aluminio, cometas de lona, paraguas, recipientes de vidrio, gorras, sombreros, mochilas, recipientes y cajas de cartón.

* La particularidad de este tipo de marcaje es que las tintas empleadas dejan de ser, en la mayoría de los casos, en base acuosa. Las tintas empleadas pasan a ser en base solvente, que son aquellas tintas en las que los pigmentos están disueltos en disolventes orgánicos no polares como las bencinas. Estas tintas se emplean para impresiones en materiales poliméricos que vayan a estar expuestos a condiciones medioambientales adversas o simplemente a la intemperie, puesto que presentan una mayor resistencia al desgaste y a los efectos de la radiación solar. El plastisol es la principal tinta que se emplea para estos trabajos. Es una mezcla de PVC con plastificantes y aditivos con propiedades visco-elásticas, los ftalatos. El inconveniente de trabajar con estas tintas es, entre otros, que para limpiar los restos de pintura es necesario emplear disolventes orgánicos, que reaccionan con la atmósfera y puede convertirse en ozono troposférico, que genera efecto invernadero produciendo efectos nocivos en las personas y las plantas. Es por esto que priorizamos el uso de tintas en base acuosa.